Logo DD24 News
Facebook Twitter Youtube

¿Qué noticia buscás?

El "muñeco" se descargó: "Espero que no haya nada raro"

19/02/2018. El director técnico de River, habló en conferencia de prensa y volvió a tocar el tema de "la guardia alta" y de las pauspérrimas actuaciones de los árbitros actuales.

Mundo River Plate Argentina
Anoche, más elíptico pero no menos severo, el director técnico de River dijo que espera que “no haya nada raro”
Anoche, más elíptico pero no menos severo, el director técnico de River dijo que espera que “no haya nada raro”

Descontemos que buena parte del pescado grande del fin de semana se lo han llevado las polémicas en torno a los arbitrajes, que malos o muy malos hay siempre (humanos son), pero no siempre pasan por alto situaciones descomunales infracciones dentro del área como las del “siga, siga” de Germán Delfino, Ramiro López y Jorge Baliño.

Lo de Baliño, por cierto, es un caso llamativo, un curioso caso de un árbitro en vías de subdesarrollo, pero lo suyo de ayer, en el contexto de ayer, levantará polvareda que más de cuatro pondrán a plazo fijo: la final de la Supercopa Argentina del 14 de marzo. ¿Qué tiene de particular lo que sucedió en el Monumental? Pues que por segunda vez en poco tiempo (antes en el Nuevo Gasómetro), las aguas futboleras son registradas como un turbio torrente que salpica incluso al mismísimo Presidente de la Nación. Se trata, para que sea dicho de una vez, de la célebre advertencia del Muñeco Gallardo acerca de “la guardia alta” y la presunta malsana influencia de Mauricio Macri, Daniel Ancelici y Claudio Tapia.

Anoche, más elíptico pero no menos severo, el director técnico de River dijo que espera que “no haya nada raro” y no será indispensable escarbar demasiado en el sentido de la frase para deducir que portó suspicacia. En fin, como si el fútbol argentino no tuviera ya más problemas que el plomero del Titanic, se ha incorporado el runrún de que en Balcarce 50 y desde el Sillón de Rivadavia se perfila una conspiración con hijos y entenados específicos. En un wing Boca con sobrante de protección calificada y en otro wing los que cuadren en general y River en particular puestos en el lugar de damnificados a la carta.

Enrarecido, el clima. Picante y preocupante. La dirigencia de Boca dice “yo no fui”, River marca el territorio a plazo fijo y qué bravo será el 14 de marzo estar en la piel del dueño del pito.

Fuente de la Información: Olé


Compartí esta noticia

Calificá esta noticia


Otras noticias Deportes

Opiniones

Video Destacado

Más leídas (48 hs)